Passivhaus como estándar de Edificios de Consumo Casi Nulo

El Passivhaus, o casa pasiva, es un estándar de construcción nacido en Alemania en 1991 que se ha ido extendiendo por el resto del mundo. Combina un elevado confort interior con un consumo de energía muy bajo a un precio asequible, gracias al máximo cuidado de la envolvente del edificio y a un sistema de ventilación controlada.

 

El estándar Passivhaus, es un modo de edificar viviendas que está muy extendido en la Europa del norte, y que en España ha empezado a dar sus primeros pasos.

 

La Passivhaus (literalmente 'casa pasiva') se basa en levantar construcciones que cuenten con gran aislamiento térmico, un riguroso control de infiltraciones, y una máxima calidad del aire interior, además de aprovechar la energía del sol para una mejor climatización.

 

Este estándar consiste en unas determinadas soluciones constructivas, basadas en la aplicación de conceptos pasivos y combinado con un alto grado de aislamiento, una alta hermeticidad al paso de aire, ventanas aislantes y ventilación controlada que recupera hasta el 90% de la energía de la ventilación.

 

Un edificio que posee la certificación energética Passivhaus reduce en torno al 80% la factura de calefacción y refrigeración respecto a uno nuevo convencional, y a la vez presenta un alto confort climático y acústico.

 

Pero, ¿tan caro es construir viviendas con estos principios? el sobrecoste que supone construir con Passivhaus solo asciende entre el 2% y el 5%  más con respecto a la realización de la obra con otros materiales y se recupera en pocos años, a través del ahorro en el consumo de energía

 

La casa Passivhaus tiene un consumo muy bajo de energía para calefacción y refrigeración. Pero en lugares como España, con un clima menos severo que centroeuropea, se podría llegar a una mejora del 60% respecto al consumo estándar de un edificio nuevo, y se conseguiría la mejor clasificación energética posible: clase A y de hasta un 90% respecto a edificios antiguos.